Mirar a otro lado

En estos días de pactos, diálogos de besugos, intereses, sillas, … parece que las personas y los problemas reales que sufre este Mundo queden en un quinto plano.

Seguimos permitiendo, con una pasividad pasmosa, que todo quede en manos de quienes siguen sin mirar de puertas para fuera, hacer una mínima autocrítica y se divierten arrojándose negatividad por doquier… sin duda, el Deporte nacional.

Seguiremos siendo un país de pandereta hasta que dejemos de centrar nuestro discurso en atacar al de al lado, pero claro, para eso debemos dejar de ver enemigos y amenazas en todo y todos… quizás demasiado arraigado en nuestra cultura, empapada de envidia y mediocridad, donde las personas honradas, honestas, formadas, positivas y con valía deben sentarse en un rincón o irse a otro país. Así de duro.

Quizás sea por lo mismo que no miramos a ese Mundo desconocido, que tan sólo nos toca cuando pasa algo “cerca”. Desgraciadamente, ellos no se preocupan de sumas, pactos o cargos, ellos sólo se preocupan por sobrevivir.

Podemos llamarlo comodidad, miedo o falta de generosidad. Pero nos hace todos los días, un poco más inhumanos.

¿Hasta cuándo seguiremos mirando hacia otro lado?

mirar a otro lado

 

2 thoughts on “Mirar a otro lado

  1. Gran verdad. Pero ojalá fuera sólo cosa de este país de pandereta. En estos momentos llueve sobre los campos de refugiados y el frío cae sobre un montón de seres humanos (muchos de ellos niños) y nadie en Europa mueve un dedo. Se reúnen, hablan y buscan excusas. Y no hacen nada porque saben que a nadie le importa, su desidia y crueldad no impedirá que la gente les siga votando, no serán penalizados…

    1. Es el día a día de nuestras vidas.. estamos inmunizados y lo vemos normal cuando es una auténtica BARBARIDAD.

      Sólo nos toca un poquito cuando pasa cerca… el resto de muertos por esta barbarie caen en saco roto y no hacemos minutos de silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *