julio barbarie

Solidaridad Selectiva

Aún impactada por la terrible acción terrorista que azotó Niza hace escasas horas, no dejo de reafirmarme en el pensamiento: vamos empicados al vacío. Un vacío donde la humanidad queda en un tercer plano y los intereses económicos devoran vidas por minuto. Cruda realidad.

Pero en el proceso queda patente algo profundamente triste: la solidaridad depende directamente de qué clase mundial esté en peligro. Lloramos , hacemos minutos de silencio y movilizamos redes sociales cuando la barbarie azota el primer mundo… pero seguimos mirando de reojo sin inmutarnos cuando ocurre más allá de “nuestras fronteras” de primer nivel. Y allí ocurre a diario, sin razones, a familias igual de inocentes, pero que al parecer, tienen un menor coste para nuestra desaparecida humanidad.

Una buena amiga escribía algo en lo que pensar:

“No lamentemos sólo el atentado en sí o los asesinados durante el mismo. Sino las causas que están provocando esta ola de atentados y todo lo que hemos hecho (o no hecho) hasta llegar a esta situación”

María Hidalgo, Diseño Social. 

Una vez más me pregunto: ¿Hasta cuándo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *